El cuento de la jaula de monos

Una de las cosas que más me gustan cuando hablo con jugadores o con mis amigos son las historias curiosas que tienen una moraleja (un aprendizaje) al final. Muchas de ellas son aplicables a casi cualquier aspecto de la vida, y sin duda al baloncesto.

Aquí os va mi primera historia con moraleja. Espero que os guste.

Unos científicos se encuentran realizando un estudio de comportamiento animal. En una jaula hay encerrados 5 monos y del techo cuelga un racimo de plátanos, tan alto que los monos no pueden alcanzarlos. En un momento dado, los científicos sitúan una escalera debajo de los plátanos para que los monos puedan trepar por ella y cogerlos, pero cada vez que uno de ellos lo intenta son rociados todos con una manguera de agua muy fría. Al cabo del tiempo los monos han aprendido que si cualquiera de ellos trepa por la escalera les toca a todos ducha helada, por lo que ninguno lo intenta.

 

Los científicos deciden entonces sustituir uno de los monos de la jaula por uno nuevo, a la vez que retiran la manguera. El nuevo mono, que no conoce la historia, se lanza hacia la escalera y empieza a trepar en busca de los plátanos, pero es atacado ferozmente por los otros 4 monos que se lo impiden. Una vez que el nuevo mono ha aprendido la lección, al cabo del tiempo, ningún mono intenta trepar por la escalera.

 

Los científicos repiten el cambio de un mono por uno de los antiguos (de los que “conocieron” la manguera). El nuevo mono sale lanzado hacia la escalera siendo atacado ferozmente por el resto, incluido su predecesor (que nunca conoció la manguera), de forma que se repite la historia y ningún mono intenta subir a la escalera.

 

El experimento se repite hasta que llega un momento en que no queda ninguno de los monos originales, y ninguno de los que hay en la jaula ha conocido jamás la manguera de agua helada. Los científicos entonces cambian uno de los monos por otro nuevo, que intenta subir por la escalera y es atacado por el resto, repitiéndose el mismo comportamiento aunque no queda ninguno que haya conocido la manguera helada.

 

Los científicos realizan la siguiente anotación: Si pudiésemos preguntar a cualquiera de los monos de la jaula, no siendo ninguno de los 5 originales, por qué cada vez que alguno intenta trepar por la escalera el resto le ataca ferozmente, su respuesta sería “No lo sé, aquí las cosas siempre se han hecho así”.

Moraleja: Cuestiona y analiza siempre las normas que sigues. Es posible que, aunque en algún momento tuvieran sentido, ya no sea así.

Anuncios